La Ayahuasca blanca.

 ayahuasca blancaLa ayahuasca blanca se emplea como un poderoso purgante, un gran desinflamante de los órganos internos del cuerpo, limpia las sangre, relaja los nervios, purifica y limpia el organismo.
 
Nuestro primer contacto con la planta maestra ayahuasca, demanda curarnos. Demanda superar nuestras dolencias físicas y mentales. La ayahuasca es la medicina para el cuerpo, la mente y el espíritu por excelencia. La ayahuasca es la purga sagrada, y produce una limpieza profunda de todos nuestros órganos y revitalización de los mismos. La purga se produce a través del vómito, evacuación, transpiración, respiración, llanto, risa, etc, etc.
 
Por revelaciones o despertar de la conciencia durante el trance con ayahuasca, o en los siguientes días, semanas o meses, la conciencia va creciendo, madurando, desarrollándose, y se va concretando un auténtico desarrollo personal en todos los aspectos, esto es, en el plano emocional, conyugal, familiar, social, laboral, espiritual-místico-personal. Esta práctica y/o aprendizaje llevan a descubrir el pleno sentido de la existencia personal.
 
El desarrollo o crecimiento personal que se va logrando, constituye la manifestación más auténtica de nuestra mística personal. La vida con más sentido y plenitud que uno va logrando, es el desarrollo de nuestra mística personal. Sin dogmas cegadores, sin oscurantismos perturbadores, sin rigideces enfermizas o fanáticas. Esta madurez espiritual implica tranquilidad, equilibrio, cautela, sensatez, humildad, tolerancia y amplia sabiduría. Dios está en uno mismo; nuestra práctica mística, es el verdadero contacto con nuestro maestro interior.
GuardarGuardar
Guardar